Liquidación de empresa: la guía completa

por | Nov 24, 2023 | Derecho mercantil | 0 Comentarios

La liquidación de empresa o sociedad mercantil conlleva innumerables trámites legales, fiscales y contables muy complejos. Hoy repasamos los motivos y el procedimiento paso a paso para que conozcas qué conlleva liquidar una compañía en España.

Qué es una liquidación de empresa

La liquidación de empresa es el proceso formal por el que una compañía da por finalizadas sus actividades y se disuelve. Supone el cierre legal de la empresa como persona jurídica y la consecuente extinción y desaparición de la sociedad.

Este proceso conlleva una serie de trámites administrativos, mercantiles, contables, laborales y fiscales para cancelar todas las obligaciones pendientes, pagar las deudas con acreedores, cobrar lo que se le adeuda a la empresa, vender los activos y finalmente repartir el patrimonio social resultante entre los socios según corresponda.

Contratar a un abogado experto en asesoramiento jurídico para empresas es clave para realizar este proceso de forma adecuada, garantizando que se cumplan todos los requisitos legales y se protejan los derechos e intereses de socios, trabajadores y acreedores.

Motivos por los que realizar la liquidación de empresa

Existen diversas razones por las que los socios pueden decidir proceder a la disolución y posterior liquidación de empresa:

  • Pérdidas económicas: cuando una compañía acumula pérdidas significativas durante varios ejercicios consecutivos que merman su patrimonio y le impiden seguir siendo viable.
  • Jubilación o fallecimiento de los socios: si los propietarios deciden jubilarse sin continuidad familiar en el negocio o se produce el fallecimiento de uno o varios socios clave para la marcha de la empresa.
  • Problemas irreconciliables entre los socios: discrepancias muy graves y permanentes entre los propietarios que imposibilitan la gobernabilidad y toma de decisiones en la empresa.
  • Cambio de actividad empresarial: para destinar los recursos, instalaciones y financiación a desarrollar otra actividad económica completamente diferente.
  • Incumplimiento de obligaciones legales: por infringir de forma grave requisitos administrativos, fiscales, laborales, mercantiles o de Seguridad Social.

liquidacion de empresa

Proceso para la liquidación de empresa

Liquidar formal y legalmente una empresa requiere completar una extensa serie de trámites, obligaciones y gestiones detalladas. Por ello, es altamente recomendable contar con un abogado especializado que asesore a los socios y al liquidador durante todo el procedimiento:

1. Acuerdo de disolución

Los socios deben adoptar un acuerdo unánime de disolución y nombramiento del liquidador, que normalmente suele ser uno de los propios socios o administradores. El acta con el acuerdo debe formalizarse ante notario.Es importante que el liquidador tenga plenos poderes.

2. Solicitud de cierre fiscal

Uno de los primeros pasos es comunicar formalmente el cese definitivo de la actividad económica ante la Agencia Tributaria para proceder al cierre fiscal de la empresa en liquidación. Esto conllevará la baja en el Censo de Empresarios, el cierre de epígrafes fiscales, la modificación del régimen de IVA y la presentación final del Impuesto de Sociedades.

3. Elaborar balance y inventario

El liquidador designado debe elaborar un balance de situación detallado de la empresa en el momento de su disolución. Este incluirá un inventario exhaustivo con todos los bienes, derechos, activos, propiedades y pasivos de la sociedad.

4. Cobro de créditos y pago de deudas

Una vez realizado el balance general, se iniciarán los procedimientos administrativos y judiciales necesarios para exigir y hacer efectivos los créditos y cuentas pendientes que diversos clientes y deudores mantengan con la empresa.

5. Rescisión y finiquito de contratos

El liquidador deberá rescindir todos los contratos comerciales y mercantiles que la empresa en liquidación mantenga con terceros, como distribuidores, franquicias, licencias o cánones.Asimismo, deberá gestionar la rescisión de los contratos de suministros: luz, agua, gas, teléfono e internet. También finalizar los contratos de alquiler de locales, maquinaria o vehículos.

Respecto a los trabajadores, deberá realizar los finiquitos y liquidaciones, respetando en todo momento sus derechos y los plazos de preaviso. Un abogado laboralista será de gran ayuda en esta delicada tarea.

6. Enajenación de activos y reparto

Ardua misión será gestionar la venta de bienes muebles e inmuebles, el inmovilizado intangible y cualquier otro activo de la empresa para obtener liquidez con la que sufragar los pagos pendientes.Una vez concluido el proceso, el dinero obtenido se deberá repartir entre los socios según su grado de participación en el capital social.

7. Trámites finales de extinción

Por último, el liquidador deberá gestionar la cancelación efectiva de todos los registros y apuntes de la empresa. Esto incluye su baja definitiva ante Registro Mercantil, AEAT y Seguridad Social.

Como ves, liquidar legalmente una empresa y una sociedad mercantil es un arduo y complejo trabajo para el que se necesita experiencia, pericia legal y máxima diligencia.

Por ello, lo ideal es contar con un abogado mercantil líder en liquidación de empresas desde el primer momento. Esto garantizará el cumplimiento escrupuloso de todos los requisitos y trámites, protegiendo los derechos e intereses de socios, empleados y acreedores.